¿Qué es el SOP?

El síndrome de ovario poliquístico (SOP) es un trastorno endocrino en mujeres en edad reproductiva, que conduce a anormalidades reproductivas, hormonales y metabólicas. Las mujeres con SOP presentan resistencia a la insulina, esto conlleva un aumento del riesgo de enfermedades crónicas como diabetes tipo 2, problemas de hipertensión, trastornos de lípidos, enfermedades cardiovasculares y tumores malignos como el cáncer de mama y endometrial.

La causa real de este síndrome aún es desconocida, pero los factores ambientales, así como los hábitos alimenticios, juegan un papel importante en la prevención y el tratamiento (Faghfoori et al, 2017).

Modificación de hábitos alimenticios en mujeres con SOP

La modificación de los hábitos alimenticios y del estilo de vida de las mujeres que padecen el SOP pueden ser estrategias terapéuticas a emplear para la mejora.

El objetivo de la dieta en mujeres con SOP debe enfocarse en alcanzar objetivos específicos, como mejorar la resistencia a la insulina y las funciones metabólicas y reproductivas. Esto será posible mediante el diseño de una dieta baja en calorías para lograr la pérdida de peso o mantener un peso saludable.

Se debe limitar o eliminar la ingesta de azúcares simples y carbohidratos refinados. Debemos enfocar la atención en los carbohidratos de bajo índice glucémico no elevando mucho el aporte de carbohidratos en la dieta. También se debe reducir los ácidos grasos saturados y trans y tener especial atención a posibles deficiencias como vitamina D, cromo y omega-3.

Dada la prevalencia del sobrepeso y la obesidad y la resistencia a la insulina, una reducción relativamente baja de peso (alrededor del 5%) puede mejorar problemas como la resistencia a la insulina, los altos niveles de andrógenos, las disfunciones del sistema reproductivo y la fertilidad en estas mujeres.

Estos objetivos pueden alcanzarse mediante:

  • La programación de una dieta hipocalórica destinado a lograr y / o mantener el peso corporal.
  • Limitar el consumo de azúcar y carbohidratos refinados, prefiriendo aquellos con bajo índice glucémico.
  • Dividir la ingesta de los alimentos en pequeñas comidas y más repartidas durante el día, con una ingesta calórica alta en el desayuno.
  • Aumentar el consumo de pescado azul (4 veces por semana) o tomar suplementos de omega 3.
  • Tomar vitamina D.

La preinscripción de cualquier programación dietética debe de ser siempre individualizada a cada persona, dependiendo de las características que se presenten.

Moran et al (2013) en un estudió basado en comparar el efecto de diferentes composiciones dietéticas en los resultados antropométricos, reproductivos, metabólicos y psicológicos en el SOP obtuvieron diferencias sutiles entre las dietas:

  • Mayor pérdida de peso con una dieta rica en grasas monoinsaturadas.
  • Mejora de la regularidad menstrual con una dieta de bajo índice glucémico.
  • Aumento del índice de andrógenos libres con una dieta alta en carbohidratos.
  • Mayores reducciones en la resistencia a la insulina, fibrinógeno, colesterol total y lipoproteico de alta densidad con una dieta baja en carbohidratos o con bajo índice glucémico.
  • Mejor calidad de vida con una dieta de bajo índice glucémico
  • Mejora de la depresión y la autoestima con una dieta alta en proteínas.

Independientemente, la pérdida de peso mejoró en la mayoría de los estudios. La pérdida de peso debe enfocarse en todas las mujeres con sobrepeso con SOP mediante la reducción de la ingesta calórica y dar opciones de alimentos saludables, independientemente de la composición de la dieta.

¿Hay tratamiento o algún tipo de suplemetación a parte?

Los estudios realizados durante la última década han demostrado que algunas mujeres con SOP  tienen una sensibilidad anormal a la insulina (resistencia a la insulina), independientemente del sobrepeso o la obesidad. Anteriormente se utilizaba metformina para reducir dichas alteraciones metabólicas pero se comprobó que a menudo inducía efectos secundarios.

A raíz de esto se han propuesto nuevas estrategias integradoras para tratar la resistencia a la insulina, como el uso de inositoles.

Varios estudios preliminares han indicado posibles beneficios de la terapia con inositol en pacientes con SOP (Genazzani, 2016).

INOSITOL, ¿sirve como suplemento?

Inositol
¿Quieres saber más? Pincha aquí

Según un estudio reciente publicado en 2020  el uso combinado de agentes sensibilizadores de insulina como el inositol (mioinositol, D-quiroinositol), antioxidantes y vitaminas (vitamina D, biotina y ácido fólico) es seguro y efectivo en mujeres obesas y no obesas con SOP. Dado que SOP es un trastorno endocrino multifactorial y complejo, la terapia combinada se puede utilizar para el tratamiento integral de SOP (Advani et al, 2020).

Las mujeres que padecen SOP  no siempre tienen un sobrepeso significativo, pero si es cierto que el SOP está muy asociado con la obesidad abdominal y la resistencia a la insulina. El realizar una modificación de los patrones de alimentación y ejercicio mejoran las características endocrinas, la función reproductiva y el perfil de riesgo cardiometabólico, incluso sin una marcada pérdida de peso.

Estudios recientes nos permiten hacer recomendaciones sobre la ingesta de macronutrientes:

  •  La grasa debe restringirse por debajo del 30% del total de calorías, con una baja proporción de grasa saturada.
  • La alta ingesta de carbohidratos de bajo IG contribuye a la dislipidemia y al aumento de peso. También estimula el hambre y el antojo de carbohidratos.
  • La dieta y el ejercicio deben adaptarse a las necesidades y preferencias del individuo.
  • La ingesta de calorías se debe distribuir entre varias comidas al día.
  • El uso de medicamentos para mejorar la sensibilidad a la insulina o para promover la pérdida de peso se justifica como una medida siempre y cuando se acompañe con dieta y ejercicio.
  • En un estudio realizado para evaluar el patrón dietético y analizar posibles asociaciones con el metabolismo y la composición corporal en mujeres con SOP se llegó a la conclusión de  que la ingesta adecuada de fibra dietética contribuye a una composición corporal más apropiada y al metabolismo de la glucosa en mujeres con SOP (Da Cunha et al, 2019).

Recientemente se han publicado los resultados de un meta-análisis cuyo objetivo fue determinar el impacto del ejercicio sobre la salud reproductiva de las mujeres con SOP, así como los efectos sobre diferentes índices cardio-metabólicos. En dicho análisis se llego a la conclusión que con una adecuada preinscripción de ejercicio físico puede mejorar la regularidad menstrual, el embarazo y las tasas de ovulación. Además, se encontró que el ejercicio mejoró los perfiles de lípidos y disminuyó la circunferencia de la cintura, la presión arterial sistólica y la insulina en ayunas (Benham et al, 2018).

En definitiva, combinando unos buenos hábitos de alimentación junto con una correcta preinscripción de ejercicio físico disminuirán el riesgo a sufrir enfermedades crónicas y mejorará la sintomatología de esta enfermedad.

BIBLIOGRAFÍA

Advani, K., Batra, M., Tajpuriya, S., Gupta, R., Saraswat, A., Nagar, H. D., … & Pradhan, S. (2020). Efficacy of combination therapy of inositols, antioxidants and vitamins in obese and non-obese women with polycystic ovary syndrome: an observational study. Journal of Obstetrics and Gynaecology40(1), 96-101.

Benham, J. L., Yamamoto, J. M., Friedenreich, C. M., Rabi, D. M., & Sigal, R. J. (2018). Role of exercise training in polycystic ovary syndrome: a systematic review and meta‐analysis. Clinical obesity8(4), 275-284.

da Cunha, N. B., Ribeiro, C. T., Silva, C. M., de Sá Rosa, A. C. J., & De-Souza, D. A. (2019). Dietary intake, body composition and metabolic parameters in women with polycystic ovary syndrome. Clinical Nutrition38(5), 2342-2348.

Faghfoori, Z., Fazelian, S., Shadnoush, M., & Goodarzi, R. (2017). Nutritional management in women with polycystic ovary syndrome: A review study. Diabetes & Metabolic Syndrome: Clinical Research & Reviews11, S429-S432.

Farshchi, H., Rane, A., Love, A., & Kennedy, R. L. (2007). Diet and nutrition in polycystic ovary syndrome (PCOS): pointers for nutritional management. Journal of obstetrics and gynaecology27(8), 762-773.

Genazzani, A. D. (2016). Inositol as putative integrative treatment for PCOS. Reproductive biomedicine online33(6), 770-780.

Moran, L. J., Ko, H., Misso, M., Marsh, K., Noakes, M., Talbot, M., … & Teede, H. J. (2013). Dietary composition in the treatment of polycystic ovary syndrome: a systematic review to inform evidence-based guidelines. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics113(4), 520-545.

Rondanelli, M., Perna, S., Faliva, M., Monteferrario, F., Repaci, E., & Allieri, F. (2014). Focus on metabolic and nutritional correlates of polycystic ovary syndrome and update on nutritional management of these critical phenomena. Archives of gynecology and obstetrics290(6), 1079-1092.

Y tú, ¿necesitas asesoramiento?

¿Te ha gustado?¡Comparte y déjanos un comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *