INTRODUCCIÓN

El cacao es fruto del cacaotero (tehobroma cacao) y a partir de él se elabora el chocolate. Originario de América y ya para los aztecas suponía un placer para el paladar: “ambrosía o alimento de dioses”. Se le atribuían propiedades estimulantes y afrodisiacas y tomaban el cacao como bebida antes de yacer con sus concubinas para estimular su “apetito venéreo”.

El cacao es un placer para el paladar, ambrosía y alimento de los dioses

La ingesta de chocolate ha sido durante años objeto de un sinfín de acusaciones, desde el origen de caries infantiles, migrañas, acné, a ser causa de sobrepeso o alteraciones metabólicas. Sin embargo, en los últimos años se ha incrementado el interés por los beneficios potenciales del cacao, con efectos antioxidantes o vasodilatadores (Pascual et al, 2009).

PROPIEDADES DEL CACAO

El cacao contiene alrededor de 380 productos químicos conocidos, 10 de los cuales son compuestos psicoactivos. En su estado natural, los granos de cacao son prácticamente no comestibles debido a su alta concentración de polifenoles, lo que les da un sabor extremadamente amargo.

En un producto final de cacao como el chocolate, el contenido de polifenoles puede disminuir del 100% al 10% a lo largo de los diferentes procesos de fabricación.

Los extractos de cacao y chocolate negro (>75% cacao) enriquecidos de polifenoles pueden ser beneficiosos para la salud humana de diferentes maneras. Los polifenoles del cacao tienen propiedades antioxidantes, que los dotan de diversos efectos positivos contra varios trastornos patológicos, como enfermedades cardiovasculares, procesos inflamatorios y cáncer. De hecho, los polifenoles del cacao inducen vasodilatación coronaria, aumentan las concentraciones de óxido nítrico endotelial (NO) para inducir la relajación vascular, mejorar la función vascular y disminuir la adhesión plaquetaria.

Además, disminuyen los niveles de colesterol LDL y su oxidación al tiempo que aumentan el colesterol HDL. Los polifenoles también tienen actividad antiinflamatoria, especialmente contra la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), a través de la inhibición de diferentes factores de transcripción y citocinas.

También se estudian efectos quimiopreventivos sobre otras enfermedades crónicas como el cáncer, al inhibir el crecimiento de varias células cancerígenas (Andújar, 2012).

Estudios recientes han investigado el uso del cacao para tratar el dolor, aprovechando las propiedades de los ponifenoles, y demostrando una posible acción en la dieta para aliviar el dolor (De Feo et al, 2020).

¿CÓMO CONSUMIRLO?

El cacao puro puede utilizarse para postres como bizcochos de chocolate, brownies, muffins… o en batidos, incluso mezclado con un poco de canela, café o maca.

Personalmente un desayuno que me encanta, porque me da energía para toda la mañana, es el batido de bebida vegetal (soja, avena, almendras…) con una cucharada de cacao y una cucharada de maca.

Por otro lado podemos consumir el cacao en forma de chocolate, pero no todo el chocolate es saludable. El problema reside en que la mayoría de productos derivados del cacao que encontramos en el mercado presentan azucares añadidos y aceites vegetales, con el resultado de que todos los beneficios presentes en el cacao puro se pueden ver mermados. Cuanto mayor porcentaje de cacao tenga, mayor será el porcentaje de ponifenoles y por lo tanto más beneficios presentes. Se considera saludable por encima del 75% de cacao.

¿Dónde lo podemos encontrar?

Actualmente es fácil encontrarlo en cualquier supermercado, pero es importante asegurarse de que es totalmente puro y no presenta azúcares añadidos.

Personalmente es el que más me ha gustado. Puro e intenso de sabor.

Bibliografia

  • Andújar, I., Recio, M. C., Giner, R. M., & Ríos, J. L. (2012). Cocoa polyphenols and their potential benefits for human health. Oxidative medicine and cellular longevity, 2012.
  • De Feo, M., Paladini, A., Ferri, C., Carducci, A., Del Pinto, R., Varrassi, G., & Grassi, D. (2020). Anti-Inflammatory and Anti-Nociceptive Effects of Cocoa: A Review on Future Perspectives in Treatment of Pain. Pain and Therapy, 1-10.
  • Kerimi, A., & Williamson, G. (2015). The cardiovascular benefits of dark chocolate. Vascular Pharmacology, 71, 11-15.
  • Pascual, V., Valls, R. M., & Solà, R. (2009). Cacao y chocolate:¿ un placer cardiosaludable?. Clínica e investigación en arteriosclerosis, 21(4), 198-209.

¿Te ha gustado?¡Comparte y déjanos un comentario!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *